La lámina plástica de PVC trícapa está compuesta por una tecnología que utiliza dos capas de PVC junto a una capa en el centro que está hecha con un compuesto aislante de microburbujas de aire que ayudan al producto a mantener la temperatura, mejorar su rendimiento y la durabilidad del mismo, pues esta asciende a más de 30 años de uso.

Es una lámina acanalada usada comúnmente como techado en granjas porcinas, gracias a su composición que le permite a estos recintos aumentar su producción, pues la eficacia reproductiva del ganado aumenta. Por sus cualidades otras industrias han empezado a usarlo para construir en zonas con altos índices de humedad cercanas a bosques, selvas, o costas.

Es flexible y ligera, ofrece otros beneficios relacionados con la reducción de ruido, apartado en el que tiene un desempeño sobresaliente, pues anula hasta el 30%, mientras que la resistencia al calor en comparación con láminas de acero es superior. Con ella se estima que se ahorra hasta un 35% de presupuesto dedicado para la estructura con resultados igual o mejores que con el acero.

Ventajas de la lámina térmica de pvc

Al momento de elegir un material para techar, en específico las láminas se debe considerar el espacio donde se va a instalar, el presupuesto y la calidad de los materiales; en este sentido las láminas de la marca Ultralam son ideales para usos domésticos, industriales y cuentan con estudios que respaldan su utilidad en granjas porcinas y avícolas. Ofrece varias ventajas en diferentes aplicaciones. Aquí tienes algunas de las ventajas más destacadas:

  1. Aislamiento térmico: La lámina térmica de PVC tiene propiedades aislantes que ayudan a mantener la temperatura en el interior de un espacio. Esto es especialmente beneficioso en climas extremos, ya que ayuda a reducir la transferencia de calor o frío del exterior hacia el interior, lo que se traduce en un mayor confort térmico y en la reducción del consumo de energía para la climatización.
  2. Resistencia a la intemperie: El PVC es un material resistente a los efectos de la intemperie, como la radiación solar, la lluvia, el viento y la humedad. Esto significa que la lámina térmica de PVC puede soportar condiciones climáticas adversas sin deteriorarse, lo que la convierte en una opción duradera para aplicaciones en exteriores.