Las láminas de PVC ¿Realmente son una innovación en la industria de la construcción?

Las láminas de PVC son un material que durante el transcurso de los últimos 10 años han venido revolucionando la industria de la construcción gracias sus cualidades.

Las láminas de PVC son un elemento constructivo cuyas propiedades facilitan amplios usos en la industria de la construcción, siendo el techado de superficies uno de los más habituales.
Para quienes desconocen las ventajas y beneficios que ofrecen estas láminas elaboradas a base de PVC, sus prestaciones pueden parecer similares o incluso iguales a las de otros materiales diseñados para techar.
Sin embargo, las láminas de PVC tienen la cualidad de ofrecer beneficios adicionales a otros tipos de láminas, gracias a las ventajas propias del policloruro de vinilo, de sí mismas y de la tecnología aplicada en su fabricación.
Por lo que, para entender los motivos que han generado que estas láminas representen un cambio en la industria de la construcción es imprescindible hacer mención sobre sus cualidades, beneficios y ventajas, sin dejar de lado la versatilidad que ofrecen.

• Alta durabilidad

Gracias al cuidadoso e innovador proceso de fabricación, las láminas de PVC aseguran un perido de vida útil de por lo menos 30 años.
En Ultralam las láminas de PVC son elaboradas con tecnología antienvejecimiento para que tras su aplicación ofrezcan calidad, durabilidad y resistencia.

• Termo-acústicas

Las láminas de PVC son un elemento constructivo 100% resistente a los diferentes cambios climáticos. De hecho, las láminas de PVC han logrado a ser consideradas como el material ideal para las construcciones residenciales e industriales ubicadas en zonas de climas extremos y altas temperaturas, ya que son térmicas y reducen el paso del calor.
En ambientes o climas fríos, las láminas de PVC también ayudan a mantener cálidos los ambientes al interior de las estructuras, reduciendo el paso del frío.
Además de reducir hasta en un 40% el paso de ruidos como granizadas, lluvias o viento.

• No requieren mantenimiento

La instalación de las láminas de PVC en las construcciones ofrece la tranquilidad de aplicar un material que además de tener un largo período de vida útil, no requiere mantenimiento. Gracias a su avanzado proceso de elaboración, las láminas de PVC son resistentes ante todo tipo de situaciones, temperaturas e inclemencias climatológicas.

• Anticorrosivas

Las láminas de PVC, gracias al material con el que son fabricadas, tienen la característica de ser 100% resistentes a la corrosión por materiales químicos o climas extremos. Gracias a su composición plástica se han convertido en factores ideales para su aplicación en plantas de procesamiento químico o construcciones en zonas costeras, ya que, son 100% resistentes al salitre.

• Ignífugas

Estas láminas tienen entre sus múltiples ventajas la resistencia al fuego.
Ya que su fabricación cuenta con agentes retardantes para el fuego, generando que sean ideales para edificaciones industriales en las que existe el riesgo de incendios y/o descargas eléctricas accidentales, ya que además son aislantes.

• Flexibilidad

Las láminas de PVC son diseñadas con características que les permiten tener cierto grado de flexibilidad, fabricadas para permitir curvaturas paralelas o perpendiculares en techumbres de arco.

• Antibacteriales

Estas láminas, según sea su objetivo de fabricación y uso, pueden llegar a implementar un acabado antibacterial. Ayudando a reducir y evitar olores desagradables, además de bloquear la propagación hongos, virus y bacterias en ambientes cerrados.