Láminas de PVC: 4 señales de que las necesitas para tu techo

Láminas de PVC: 4 señales de que las necesitas para tu techo

Las láminas de PVC son reconocidas por su calidad y la resistencia que ofrecen en su aplicación para techos y techumbres de estructuras habitacionales e industriales.

Muchas variables son las que pueden indicarte las láminas de PVC pueden ser la mejor opción a la hora de reemplazar tu techo actual. Algunas de estas señales pueden ser muy molestas y visibles, otras quizá más “silenciosas” podrían terminar por dejar daños en la estructura a largo plazo.

 

A continuación te mostramos cuáles son las 5 señales que te pueden indicar que necesitas reemplazar tu techo por láminas de PVC.

 

1.- Filtraciones

 

El permeo de agua a través de tu techo es una señal clara de que necesitas reemplazarlo. Las láminas de PVC, además de la impermeabilización, son una alternativa ideal para eliminar las filtraciones.

 

Las láminas de PVC además de ser resistentes a impactos, son resistentes a los fluidos y no permiten el paso de agua a la estructura, evitando la proliferación de filtraciones.

 

2.- Afectación por temperatura

 

El invierno y el verano son dos estaciones en las que los materiales de las estructuras son puestas a prueba. El comportamiento del material de los techos para reducir o aumentar el paso de las temperaturas puede ser una señal de que es hora de cambiar tu techo.

 

Materiales como las láminas de PVC son ideales para reducir el paso del frío (en invierno) y el calor extremo (en verano), lo que además de ofrecer más confort en los espacios, ayuda considerablemente a disminuir el uso de aires acondicionados y calefacciones.

 

3.- Daños por impacto o corrosión

 

Los techos, techumbres y tejados suelen sufrir diferentes daños por corrosión e impactos, especialmente en las zonas donde es común la caída granizo en las temporadas de lluvia. A largo plazo, esta corrosión y daños por impacto, pueden ser causa de filtraciones.

 

Para ello, es recomendable reemplazarlo por materiales más resistentes como las láminas de PVC, que además de ser un material ligero, es resistente a impactos y corrosión por sustancias abrasivas.

 

4.- Aumento en gastos de mantenimientos

 

En las estructuras que tienen más de diez años, suele surgir la necesidad de realizar mantenimiento a diferentes partes; una de ellas suelen ser los techos y/o tejados.

 

En estos casos es recomendable sustituir el techo por uno nuevo, de materiales que requieran el mínimo mantenimiento posible, como lo son las láminas de PVC acanaladas unicapa o tricapa. Las láminas de PVC no requieren mantenimiento y tienen una vida útil de por lo menos 30 años.

 

Si tu vivienda, galpón o nave industrial presenta algunas de etas señales en su techo, techumbre o tejado, es probable que sea momento de cambiarlo y reemplazarlo por uno de mejor calidad y mayor durabilidad como lo son las láminas de PVC.

 

Las láminas de PVC son un material que además viene en diferentes tipos para adaptarse a las necesidades de cada estructura. Estas láminas pueden ser blancas, translúcidas o tipo teja, con estética tradicional para darle apariencia a las estructuras.

 

¿Es hora de cambiar tu techo?